Recoger animales es una acción muy noble y loable. De hecho, para muchos animales abandonados, su única opción para sobrevivir, es confiar en la buena fe de las personas que los han rescatado, por el contra de los desalmados que los han abandonado.

No obstante, rescatar animales, tener, cuidar y convivir con animales, conlleva una suma de dinero, más o menos importante, depende de la especie animal y el numero de individuos. Si somos conscientes de nuestras posibilidades económicas, y rescatamos y cuidamos animales en base a ellas, no hay ningún problema.

Pero, en ocasiones, las limitaciones económicas y de espacio, pueden no ser concebidas ni entendidas, y las personas pueden no entender que los animales, para gozar de unos buenos cuidados, necesitan de medios económicos. Cuando esto sucede, se denomina el síndrome del arca de Noé, o síndrome de Noé.

El síndrome de Noé se define como un trastorno psiquiátrico que se caracteriza por la por acumulación de animales, y en hacinar un gran número de mascotas en casa, normalmente perros y gatos, sin proporcionarles los mínimos cuidados.

Este trastorno acarrea varias consecuencias negativas. En primer lugar, para los animales, supone un atropello a su bienestar. Si bien es cierto que, la personas recoge a las mascotas con toda su buena intención, la falta de cuidados hace que estos animales vivan en unas condiciones lamentables. Sin cuidados veterinarios, alimentación de mala calidad, sin tratamientos antiparasitarios, etc.

Por otra parte, esto supone un riesgo para la salud pública. Como ya sabemos, los animales pueden transmitir algunas enfermedades, llamadas zoonosis. Una de las medidas para evitar estas infecciones, son los cuidados pertinentes. Por lo que, en ausencia de ellos, esas “Arcas de Noe” se convierten en auténticos focos de enfermedades.

En conclusión, este trastorno, por desgracia cada vez más frecuente, surge de la buena intención de algunos amantes de animales. Pero, como todo en esta vida, llevado a los extremos, se puede convertir en un problema. Desde aquí animamos a cuidar y rescatar a los animales que necesiten ayuda, pero siempre con responsabilidad.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Published by Juan Vazquéz

Experiencia Durante la carrera me especialice en clínica de pequeños animales. Después de realizar distintas prácticas fui contratado en una clínica veterinaria, donde llevo rodeado de perros y gatos ( y hámster, cobayas, tortugas…) desde que termine la carrera, allá por el 2013. Mi relación con los perros Aprendiendo cada día para brindar una atención de calidad a nuestros amigos. Pongo mis conocimientos a su disposición y espero ser de gran ayuda y solucionar o asesorar en todo lo que esté en mi mano.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *