Si notas que tu perro vomita comida sin digerir no dejes pasar ese síntoma y acude a tu veterinario habitual.

¿Por qué mi perro vomita comida sin digerir?

El vómito de comida no digerida o regurgitación es un proceso que tu perro hace de forma involuntaria. El alimento (o líquido) suele aparecer sin presencia de bilis. Suele suceder poco después de que el perro haya comido. En el caso de que regurgite comida, esta aparece intacta y, en muchas ocasiones, con la forma tubular del propio esófago.

Por otro lado, cuando el perro vomita, vemos que hace esfuerzos para echar la comida y esta aparece medio digerida y mezclada con los jugos gástricos.

Es importante distinguir entre un proceso y otro ya que cada uno es síntoma de que existe un problema en diferentes partes del tubo digestivo. Además, la regurgitación puede provocar problemas de neumonía por aspiración.


¿Tienes preguntas sobre la alimentación y la salud de tu mascota? ¡Recibe recomendación veterinaria gratis ahora!


Causas que desencadenan la regurgitación:

La regurgitación ocurre principalmente cuando hay problemas en esófago o en faringe.

Entre los problemas médicos que provocan regurgitación nos encontramos:

  • Esofagitis: debida a lesiones en el esófago causadas a productos irritantes o corrosivos, comidas calientes, cuerpos extraños, infecciones, etc.
  • Megaesófago: se trata de una dilatación esofágica congénita debida a una falta de tono en la musculatura del esófago. Puede aparecer en perros adultos, aunque se desconocen las causas. Además, existen enfermedades que pueden provocar megaesófago (hipoadrenocorticismo, Moquillo, etc). Las razas más propensas a padecer megaesófago son: Gran Danés, Fox Terrier, Schnauzer…
    Entre las causas congénitas nos encontramos con la persistencia del 4o arco aórtico, anomalía vascular con predisposición racial en Setters, Labrador y Pastor alemán que provoca la constricción del esófago dando lugar a regurgitación.
  • Divertículos esofágicos: invaginaciones que se forman en la mucosa del
    esófago.
  • Obstrucción esofágica: debida a la presencia de un cuerpo extraño (huesos) o un tumor que obstruye el paso de la comida hacia el estómago.
  • Problemas en la faringe: pueden aparecer de forma congénita en el nacimiento o debidos a enfermedades en la musculatura, tumores, alergias, intoxicaciones, etc.
  • Alimentación: si nuestro perro come demasiado rápido y traga aire, puede vomitar la comida entera. También si come en exceso.

¿Cuál es el tratamiento para regurgitación?

Si nuestro perro presenta regurgitaciones/vómitos frecuentes es necesario acudir a consulta para confirmarlo. Si se trata de regurgitación será necesario localizar la causa para poder dar el tratamiento específico.

En el caso de cuerpos extraños será necesario retirar el objeto que provoca la obstrucción.

Por otro lado, si estamos ante un megaesófago, el tratamiento será complicado, pudiendo ser necesario cambio de dieta hacia un pienso de calidad, y alimentación en vertical. Normalmente estas pautas deben seguirse durante largo tiempo hasta que se elimine la causa primaria o, en el caso de megaesófago congénito, se solucione de forma espontánea.

¿Qué debo hacer si mi perro vomita la comida entera?

Si la regurgitación es muy frecuente es necesario ir a consulta. En casa puedes ayudar a tu peludo siguiendo estos consejos:

  • Divide la ración diaria: evita que coma mucha cantidad de comida de golpe.
  • Intenta que coma más lento: puedes usar comederos antivoracidad.
  • Tranquilidad a la hora de comer: el perro debe comer solo y tranquilo.
  • Dar comida más digestible unos días: por ejemplo cambiar unos días a dieta casera blanda de fácil digestión.
  • Transición siempre que se cambie de alimentación.
  • Higiene dental: para prevenir problemas digestivos y dentales.

Irene Martínez
Médica Veterinaria

Published by Irene Martínez

# Experiencia Licenciada en Veterinaria por la Universidad de Murcia con 5 años de experiencia en clínica de pequeños animales. Experiencia en clínica de exóticos y equino. La nutrición canina, dermatología veterinaria y clínica de animales exóticos son las áreas de mayor interés. # Mi relación con los perros Veterinaria por vocación siempre he querido compartir mi vida con animales de todo tipo hasta que se cruzó Ares en mi vida hace casi 5 años, mi primer e inseparable perro mestizo. Hace unos meses se unió a nuestra manada Eli (Isis), Podenca andaluz que tenemos en acogida pero ya es una más de la familia.

Leave a comment