Sabemos que el olfato de los perros es una maravilla, y son capaces de detectar casi cualquier cosa, desde comida para ellos, hasta trufas para consumo humano, pasando por la detección de droga o el hallazgo de personas desaparecidas. Pero también pueden utilizar su olfato para ayudarnos de otro modo, detectando enfermedades.

El olfato de los perros es un sentido hiper desarrollado, maravilloso en muchos aspectos. La nariz de los perros es capaz de detectar moléculas minúsculas de olor que nosotros no llegamos a imaginar. Podemos decir que, en cierto modo, ven el mundo en olores.

En el proceso de domesticación, los humanos nos hemos beneficiado de forma sustancial de las aptitudes de los perros. Su olfato ha sido utilizado históricamente para la caza, la defensa, o búsqueda de alimentos, por ejemplo.

Pero a medida que avanza la civilización, y se descubren los grandes potenciales del olfato canino, estos se aplican a nuevas disciplinas en las que históricamente parecían no tener mucha utilidad, como por ejemplo la medicina.

Detección de enfermedades

El olfato de los perros sirve para detectar enfermedades sin ningún tipo de dudas. En este sentido, son diversos los estudios que se han realizado a este respecto, y que ponen el valor el singular potencial del olfato de los perros como herramientas diagnósticas para detectar diversas patologías en humanos.

Por ejemplo, existen perros que están entrenados para detectar bajadas de azúcar en sus dueños enfermos con diabetes. El delicado sentido del olfato de los perros es capaz de detectar los pequeños cambios en el olor corporal de los dueños que advierten que una bajada del nivel de azúcar está cerca.

Con este sencillo método se puede prevenir muchos sustos asociados a los desajustes de la glucemia en estas personas.

Por otra parte, y recientemente, también se han entrenado a perros, en los que se ha comprobado el potencial de los mismos para detectar a las personas positivas a la enfermedad de covid-19.

No obstante, la utilidad de los perros en este aspecto todavía no se ha validado de forma oficial. Pero sí que sirve para demostrar el gran potencial del olfato de los perros en el diagnóstico de enfermedades y la consiguiente ventaja que aporta a personal sanitario y a la población en general.

En resumen, cómo podéis observar las formas en las que los perros nos mejoran el día a día es infinita, ya no solamente la salud mental si no también la salud física.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Published by Juan Vazquéz

Experiencia Durante la carrera me especialice en clínica de pequeños animales. Después de realizar distintas prácticas fui contratado en una clínica veterinaria, donde llevo rodeado de perros y gatos ( y hámster, cobayas, tortugas…) desde que termine la carrera, allá por el 2013. Mi relación con los perros Aprendiendo cada día para brindar una atención de calidad a nuestros amigos. Pongo mis conocimientos a su disposición y espero ser de gran ayuda y solucionar o asesorar en todo lo que esté en mi mano.

Leave a comment