TIPOS DE LESIONES

Por lo general, el lamido excesivo puede ocasionar pérdida de pelo (alopecia), que la piel se inflame y esté enrojecida. Si el lamido persiste, puede derivar en una úlcera, de distinta extensión según la intensidad del lamido. A menudo se observa infección en la zona afectada, que incluso puede llegar a supurar.

Las zonas más frecuentemente afectadas son las extremidades (principalmente las delanteras), aunque también puede darse en el abdomen, cara interna de los muslos o la base del rabo. Esta última suele ser por rascado con los dientes, más que por lamido.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Existen varias causas que hay que descartar cuando aparece este comportamiento, que puede llegar a ser compulsivo, ya que hay perros que se lamen la zona todo el día.

  • Infección bacteriana en la piel (pioderma).
  • Parásitos.
  • Hongos.
  • Dolor articular/óseo.
  • Alergia.
  • Alteraciones de comportamiento, que derivan en esta “obsesión” por lamerse una zona en concreto.

Siempre hay que determinar qué origina el lamido, con el fin de poner un tratamiento adecuado y eliminar tanto la lesión como el lamido.

MEDIDAS PRINCIPALES

Además del tratamiento específico para cada patología, es muy importante mantener una adecuada higiene de la zona y evitar que se siga produciendo el lamido, ya que por una parte se puede extender la infección, por ejemplo, por arrastre de las bacterias en la lengua hacia otras partes sanas, y por otro lado, el roce constante de la lengua sobre la piel y el pelo, hace que acabe alterándose la estructura de la piel y se ulcere.

Aquí cabe destacar que el control del picor es fundamental, ya que muchas veces es éste el que origina este comportamiento.

En el caso de las alergias, suele haber un componente ambiental, pero también alimentario. Y es en este último punto en el que podemos actuar, mediante una alimentación adecuada.

No debemos restar importancia a esta conducta, ya que en muchas ocasiones es indicativo de un problema, por lo que debemos acudir lo antes posible al veterinario para valorarlo y poner un tratamiento adecuado antes de que la lesión se haga más extensa.

 

PAULA GIMENO

VETERINARIA

Published by Paula Gimeno

EXPERIENCIA Licenciada en veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 2008, me he dedicado desde entonces a la clínica de pequeños animales, donde mi especial interés ha sido la medicina interna, así como la cirugía. MI RELACIÓN CON LOS PERROS Desde que tengo uso de razón, los perros han sido mi pasión. Supe que quería ser veterinaria muy pequeña y así poder dedicarme a lo que más me llena, ya que mi compromiso con su cuidado y bienestar es absoluto. Actualmente convivo con 2 perros, una hembra de 7 años de raza Chihuahua y un macho de 13 años de raza Bulldog francés, además de 2 gatos comunes europeos, de 11 y 9 años, por los que siento también absoluta adoración.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *