Para que la socialización se pueda dar adecuadamente debemos crear experiencias buenas, y debemos entender que no solo debe ser dirigida hacia otros perros, también debe   ser hacia personas, niños y demás animales con los que el perro va a convivir.

Periodo sensible

Todos los perros tienen este periodo, que empieza a las tres semanas de vida y que termina alrededor de los tres meses en el que se produce el reconocimiento de “especies amigas”, el cachorro empieza a socializar con su madre y hermanos aprendiendo así el comportamiento canino, desde estos momentos es importante saber si nuestro perro tiene una buena experiencia, leyendo su lenguaje corporal nos daremos cuenta.

Socialización segura

Los Veterinarios siempre recomiendan que el cachorro no sea expuesto a otros perros sin haber terminado su cuadro de vacunación pero hay maneras seguras de hacer esto, por ejemplo:

  1.  Programa visitas en tu hogar para que tu mascota comience a habituarse a otros animales y personas o bien realiza una PUPPY PARTY:
    • Invita a tu familia y amigos a que le conozcan, pide que vengan a tu casa con sus hijos y también con sus mascotas (con cuadro de vacunación y desparasitación al corriente),  las presentaciones tienen que ser positivas y progresivas, tampoco queremos agobiar al cachorro.
  2. Haz que tu cachorro conozca distintos ambientes:
    • Llévalo de vacaciones, a visitar amigos, de compras o cuando vas por un café, permite que explore  bajo tu vigilancia constante, a pesar de lo que mucha gente piensa no es necesario tener un contacto directo con el estímulo para que lo asocie con algo positivo.

Las consecuencias de una mala socialización termina en miedos, agresiones, inseguridad, en ansiedad y diversas estereotipias, así que evita que esto pase.

 

Vania García

Médica Veterinaria, especialista en comportamiento animal

Published by Vania García

Experiencia Licenciada en Medicina Veterinaria y Zootecnia por la Universidad Autónoma del Estado de México, con 3 años de experiencia en clínica de pequeños animales, 2 años en adiestramiento canino y condicionamiento operante, cuento con cursos en fitness canino, conocimientos para realizar evaluación y modificación conductual. La etología, la terapia física veterinaria y el enriquecimiento ambiental son las áreas de mayor interés. Mi relación con los perros Elegí Veterinaria por el amor y respeto que les tengo a los animales, toda mi vida eh convivido con perros y el que me enseñó a amarlos fue un peludo samoyedo llamado Oso quien era mi cómplice en varias travesuras. Actualmente Canuto un chihuahueño y Nextic un xolo son mi compañía.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *