Y es que, aunque parezca algo muy sencillo, como todo en esta vida, tiene sus trucos, consejos, y aspectos a tener en cuenta. Hemos recogido nuestra experiencia en base a las situaciones vividas, y los errores más comunes al pasear al perro, son los siguientes:

Pasear sin correa

Aunque uno de los ajuares básicos del perro, sea la correa, son muchos los propietarios que sacan al animal completamente suelto. Esto, en opinión del que escribe, en la mayoría de las ocasiones es un gran error.

Si bien es cierto que un perro puede pasear perfectamente libre mientras pasea por zonas boscosas o campo abierto, donde no existen peligros como coches. No podemos extrapolar esta situación a la ciudad, por muy bien educado que esté el perro.

En la ciudad, existen muchos elementos que pueden asustar a nuestro perro y hacer que se escape de nuestro lado, por muy acostumbrado y adiestrado que esté. En este sentido, no son infrecuentes las situaciones en las que un perro ha corrido despavorido ante cualquier elemento que le haya podido asustar. Por ejemplo:

  • Ruido de bombas
  • Campanadas
  • Ruidos de coches, como pitidos o acelerones
  • Ruidos de obras

Por lo tanto, conviene que el perro salga siempre con correa, para evitar desenlaces indeseados.

Pasear con collar

El collar es un objeto que puede causar lesiones irreversibles sobre la tráquea del animal. Esta situación es especialmente frecuente en animales grandes o con tendencia a tirar.

Por lo tanto, siempre es recomendable el uso de dispositivos de sujeción alternativos y menos lesivos, como arneses o petrales.

No dejar a los perros relacionarse con su entorno

Esto resulta especialmente frecuente en dueños primerizos, y más cuando tienen perros jóvenes y de razas pequeñas, con aspecto de frágil.

Los perros son animales muy sociales. Para ellos, salir a pasear, supone su momento de interactuar con el mundo y sus habitantes, como otros perros o humanos. Si el dueño aleja al animal de otros seres vivos, el perro entenderá que el mundo es hostil, y se volverá agresivo. Por lo tanto, es importante permitir al animal relacionarse proactivamente con su entorno.

Juan Vázquez

Médico veterinario

Published by Juan Vazquéz

Experiencia Durante la carrera me especialice en clínica de pequeños animales. Después de realizar distintas prácticas fui contratado en una clínica veterinaria, donde llevo rodeado de perros y gatos ( y hámster, cobayas, tortugas…) desde que termine la carrera, allá por el 2013. Mi relación con los perros Aprendiendo cada día para brindar una atención de calidad a nuestros amigos. Pongo mis conocimientos a su disposición y espero ser de gran ayuda y solucionar o asesorar en todo lo que esté en mi mano.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *