¿Qué hace un perro guía?

El perro guía es aquel que ha sido adiestrado para ayudar a personas ciegas o con capacidad visual muy reducida para poder desplazarse por la calle o lugares públicos en general, como transporte público, centros comerciales, etc.

Han sido sometidos a un adiestramiento exhaustivo, de manera que pueden guiar a la persona evitando obstáculos, como bordillos u objetos que se encuentren en la vía pública. Además, pueden encontrar una puerta de entrada a un edificio o local, e incluso asientos libres en transporte público.

¿Cómo se adiestran?

Cuando son cachorros, los futuros perros guía son asignados a familias voluntarias, que se encargan, no sólo de cuidarlos, sino de llevarlos consigo a todos sitios donde van. Es decir, visitan lugares públicos y concurridos, con la finalidad de acostumbrarse a entrar en todos los sitios donde puede ser que tengan que acceder una vez que ya estén con la persona que van a ayudar.

Estos perros tienen permiso para acceder a cualquier establecimiento público, como restaurantes, transporte público, etc.

Una vez que alcanzan al menos el año de edad, comienzan un proceso de entrenamiento muy completo y exigente, que dura aproximadamente 2 años, que lo llevan a cabo fundaciones, es España principalmente lo hace la ONCE, aunque existen otras, e incluso algunos perros proceden de América del Norte.

Una vez que finaliza el proceso de adiestramiento, se entrega a la persona que lo necesita y pasa a vivir con ella en su domicilio, de manera que puede ayudarle a realizar gran cantidad de labores.

Razas aptas

No todos los perros son aptos para realizar este trabajo tan valioso, ya que algunos son nerviosos, o incluso agresivos, lo que pondría en riesgo a la persona invidente.

La raza más conocida es el Labrador Retriever, pero hay otras razas que se emplean como perros guía, como el Pastor Alemán, el Golden Retriever o incluso en Caniche gigante.

Como he comentado, la agresividad es un motivo para descartar al perro como guía, ya que uno de los requisitos es que sean perros tranquilos y equilibrados.

Control de enfermedades

Estas razas, al ser de tamaño grande, pueden padecer enfermedades genéticas, como la displasia de cadera, la atrofia retiniana progresiva, etc, lo que provocaría que no pudieran realizar su labor de guía, por lo que se realizan las pruebas necesarias para descartarlas cuando los perros son jóvenes aún, de manera que se retiran del programa y se ponen en adopción, para que personas que quieran un perro de este tipo, puedan darles un hogar y disfrutar de ellos.

Los perros se entregan castrados a sus futuros dueños, para evitar también problemas que interfieran en su actividad como guías.

Estos perros hacen una labor importantísima, ya que ayudan a las personas invidentes a poder realizar tareas de manera autónoma.

Otro tipo de asistencia

Pero no sólo para ayudar a personas invidentes se emplean estos perros. También existen perros que asisten a personas con otro tipo de deficiencias o patologías, como podría ser una deficiencia auditiva, personas con depresión, niños con autismo, etc.

 

Published by Paula Gimeno

EXPERIENCIA Licenciada en veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 2008, me he dedicado desde entonces a la clínica de pequeños animales, donde mi especial interés ha sido la medicina interna, así como la cirugía. MI RELACIÓN CON LOS PERROS Desde que tengo uso de razón, los perros han sido mi pasión. Supe que quería ser veterinaria muy pequeña y así poder dedicarme a lo que más me llena, ya que mi compromiso con su cuidado y bienestar es absoluto. Actualmente convivo con 2 perros, una hembra de 7 años de raza Chihuahua y un macho de 13 años de raza Bulldog francés, además de 2 gatos comunes europeos, de 11 y 9 años, por los que siento también absoluta adoración.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *